global-intergold-iceberg (1)
Estudiar en Navidad y la ilusión del iceberg
26 diciembre, 2017
portada
¡APIRES! Suerte y gracias…
30 enero, 2018
Mostrar todos
Hoja corregida de Respuestas para escritorio MIRWEB.pdf

Que real cuando me dijeron al inicio de la preparación PIR: hacer simulacros ES CLAVE.  Al principio pensé que era una pérdida de tiempo: ‘‘5horas delante de unas hojas que ni siquiera sé contestar, con todo lo que tengo que estudiar!!!’’. Qué equivocada estaba… Hacer simulacros también es estudiar!! Con mi experiencia sé que es el mejor tiempo invertido, tanto hacerlos como corregirlos en profundidad. Las 7 razones fundamentales, y en las que me he basado el último año de estudio para conseguir hacer uno semanalmente fueron:

 

  1. Creo que el más importante. Te permite ENSAYAR LA TÉCNICA DE EXAMEN. Os vais a enfrentar a un examen muy largo, nada fácil. Donde, además del conocimiento teórico, se ponen en marcha un sinfín de variables que influyen. Todas aquellas que podamos dominar por habituación nos será de ayuda. Los simulacros os dan la oportunidad de ensayar esto. Por muchos exámenes tipo test que hiciéramos en la facultad, pocos o ninguno duraba 5horas. Hay que tener muy en cuenta que nos jugamos todo un año de preparación en un día, en 5 horas. Debemos, para ello, habituarnos a la situación de examen y a la forma de enfrentarnos al papel: ¿Cuántas vueltas son útiles para contestar las preguntas que dudo? ; ¿Qué hago con las preguntas en blanco? ¿Me compensa o no me compensa contestarlas?;¿Invierto tiempo a mitad de examen para despejarme?; ¿Y cuándo comeré? ¿También en los descansos? ; ¿Cuántas horas tardo en hacerlo?; ¿Y en repasar la plantilla…, cuánto es bueno invertir?; ¿Cómo me gestiono el tiempo? Todas esas preguntas deben ir clarificándose a lo largo de vuestra preparación en base a las sensaciones que tengáis en los simulacros. Todo esto nos proporciona control, ante una situación de por sí estresante.
  2. HABITUARSE A ESTAR 5 HORAS SENTADOS, PENSANDO. A lo largo de ese tiempo la concentración varía. Debéis conoceros y saber cuál es vuestro ritmo; en qué momento estáis más concentrados. Normalmente aconsejo que las primeras preguntas que contestéis en los 10 minutos iniciales del examen las repaséis posteriormente, cuando llevéis una hora y media, que es el momento álgido de la concentración. Esos primeros 10 minutos tendréis muchísima activación, y a veces nos dificulta entender bien la pregunta. Pero… ¿Cómo es en mi caso en particular? A lo mejor te viene bien otra estrategia y hay que conocerla!
  3. PROPORCIONARNOS SENSACIÓN DE CONTROL. Hacer muchos simulacros nos da sensación de seguridad, ante una situación conocida que ya hemos vivido anteriormente. Por eso es tan importante hacerlos en una situación parecida, en la biblioteca o en las aulas que proporciona la academia. Y no en casa. Esto os habituará a la ansiedad y desconcierto que se vive el primer día que haces algo nuevo. Personalmente, los simulacros me ayudaron a enfrentarme de forma diferente al examen, y creo que esa actitud que tuve me ayudó a hacerlo mejor, a no desmoralizarme a mitad, y al final a sacar plaza. Durante la preparación, cuando un simulacro era muy difícil tenía ganas de acabarlo rápido o de dejarlo a mitad, ya que no sabía contestar muchas de las preguntas. Pero al comprobar que varias veces pensaba que me había salido fatal y al final la nota era mejor de lo esperado, me hizo cambiar esa actitud e intentar hacerlo entero sin pensar en cómo me estaba saliendo. Eso costó mucho, necesité mucha práctica, porque desmoralizarse durante 5horas es fácil, pero mantener la concentración e intentar luchar cada pregunta sin tener en cuenta el resto es más complicado.
  4. FEEDBACK A CORTO PLAZO. Sí que es cierto que los simulacros son un feedback, porque nos muestra cierta evolución. Pero cuidado! En el momento de hacer un simulacro existen muchas variables, como el cansancio, las horas acumuladas de estudio de toda la semana, problemas personales que te rondan la cabeza, inconvenientes de los compañeros que tienes al lado que hacen ruido y no te dejan concentrarte, .... Tenemos la extraña capacidad de valorarnos en función de la nota que saquemos en el simulacro, normalmente en negativo ‘’No valgo para nada; este camino no es el mío; nunca lo voy a conseguir; no avanzo;…’’. Nada más lejos de la realidad! Cuidado con esto.
  5. SALIR A LA CALLE. Muchos a los que les gusta estudiar en casa, el día del simulacro es un día muy útil para salir a la calle y relacionarte con compañeros. Siempre hay que hacerlo en situación parecida a la del examen, y por tanto esto también ayuda. Luego podéis corregirlos juntos.
  6. PRACTICAR PREGUNTAS. Es otra de las recomendaciones más valiosas. El examen PIR es un examen tipo test, y pese a saber mucho temario y haber estudiado mucho, a lo que nos enfrentamos es a saber contestar un tipo test. Esto debe practicarse. Hacer simulacros nos ayuda a ver ejemplos de preguntas; aprender palabras clave para intuir por lo que están preguntando; y a saber de memoria ciertas preguntas de convocatoria, porque varias se repiten!
  7. SIRVE PARA REPASAR. Es muy útil utilizar los simulacros tanto al principio de la asignatura que vais a estudiar, para ver qué puntos son los más flojos de ésta, y cuáles no es necesario dedicarle tanto tiempo; como repaso final una vez terminéis la asignatura. Os ayudará a consolidar, en forma de preguntas, el temario que acabáis de leer.

 

 

Recomiendo hacer todo los simulacros que podáis, y que varios de ellos sean exámenes de las convocatorias pasadas. Tener acceso a tantos simulacros es una oportunidad que muchos opositores no tienen, y como bien habéis visto, es clave en la preparación. Aprovechadlo!!

 

 

ALICIA LÓPEZ.

TUTORA APIR VALENCIA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies