ALIMENTACIÓN, SUEÑO Y SUPLEMENTOS VITAMÍNICOS

“Merece la pena”: La experiencia de los primeros días como R1 de quien fuera alumna APIR
9 junio, 2018
APIR UNIVERSITAS
9 agosto, 2018
Mostrar todos

 

Frecuentemente preguntáis a vuestros tutores y profesores acerca de sus experiencias PIR. Algunas de las preguntas más frecuentes son acerca de si tomaban algún tipo de suplemento en su alimentación que les ayudara a rendir más durante el estudio. Este blog trata de este tema.

No es necesario aumentar el aporte calórico mientras que se estudia, siempre y cuando el suministro de determinados nutrientes quede cubierto. Recordad que los alimentos sirven para un buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso, y no nos olvidemos que esto está muy relacionado con la capacidad de concentración, memoria, rendimiento intelectual e incluso del estado de ánimo.

Todo esto es importantísimo para un buen aprovechamiento del día y para sentirte bien contigo mismo. Sentirse agotado también es causa de una mala alimentación, mucha comida rápida y grasas saturadas. Aunque pensemos que esto nos aporta mucha energía e hidratos de carbono para completar el día, no nos aporta más que grasas y una digestión pesada que despierta nuestro parasimpático y las ganas de dormir y descansar.

En cuanto al sueño y descanso, se puede equiparar en importancia al rendimiento y horas de estudio durante el periodo de una oposición. Como bien sabéis, estudiar se ha convertido en vuestro trabajo, y como tal, es importante que vuestro ciclo de vigilia-sueño esté conservado. Ya no se puede estudiar de noche y dormir de día, ya que esto afectará a vuestra concentración, estado de ánimo, vida social…. Muchos opositores piensan que deben aprovechar al máximo el día, exprimiendo las horas de luz y dedicando esfuerzos nocturnos. Pero jornadas de 10 horas de estudio con breves descansos no se equivalen a una mejor preparación, ni siquiera a más rendimiento a corto plazo. Puede incluso que su efecto sea el contrario. Nuestro bienestar físico y nuestra concentración dependen de lo descansado que estemos. Sin una rutina de sueño diaria de 7-8horas, nos costará mucho más memorizar lo aprendido durante el día de estudio.

Si cuidamos tanto la alimentación como el descanso, no sería necesario aportar un suplemento vitamínico, ya que tendríamos nuestras necesidades básicas cubiertas.

Os dejamos una lista de alimentos que multitud de investigaciones han confirmado que favorecen el rendimiento cognitivo. Lo importante de esto no es obsesionarse con la
alimentación, pero sí añadir inteligentemente algunos nutrientes específicos a nuestra rutina de cada día.

Salmón. Muchos especialistas lo recomiendan por su alto contenido en ácidos grasos omega 3. Tanto este pescado como el atún mejoran la concentración, la memoria y el aprendizaje.

Avena. Es también bueno para el sistema nervioso, por su alto contenido de Tiamina o vitamina B1. Es recomendable consumirlo en épocas de estrés y es beneficioso para la
memoria a corto plazo.

Zanahorias. También está indicada para mejorar la memoria. Su consumo a largo plazo puede aumentar nuestra capacidad de retención gracias al antioxidante beta-caroteno.

Aguacate. Como el salmón, es un alimento rico en grasas saludables y, por tanto, favorece elnivel de concentración.

Arándanos. Un estudio de la revista Forbes los coloca como un potente fortalecedor de la memoria a largo plazo. Son ricos en vitamina C, en antioxidantes, que ayudan a activar las enzimas protectoras del cerebro y mejoran la memoria. También contienen potasio, un mineral necesario para la transmisión y la generación del impulso nervioso.

Nueces. Su alto contenido en fósforo las convierten en el fruto seco más eficaz para realizar actividades como estudiar o cualquiera relacionada con el rendimiento intelectual. Del mismo modo, las almendras mejoran la memoria, según un estudio de la Universidad de Illinois-Chicago, que demostró que todo el que comía durante una temporada un puñado de almendras al día resolvía mejor los tests de memoria.

Huevo. Los aminoácidos esenciales que se encuentran en la yema y una sustancia denominada colina, del grupo de las vitaminas B, convierten al huevo en alimento indispensable para mejorar la capacidad de atención y la memoria a largo plazo.

Plátano. Su alto contenido en potasio, vitamina C y vitamina B6 que ayuda en la producción natural de  neurotransmisores relacionados con la concentración, como la serotonina o la dopamina.

Té y café. La cafeína ayuda a mejorar la memoria, aunque solo será beneficiosa si no se pasa de dos tazas al día, y siempre que la última sea ocho horas antes de dormir, ya que así no perjudicará la calidad de nuestro sueño. El té, además contiene L-theanina, indicada para mejorar la memoria y la concentración.

Leche desnatada. La vitamina B12, presente en la leche, el pollo, el pavo o en los huevos, es muy importante para mantener las habilidades cognitivas, según un estudio de la universidad de Tufts, en Estados Unidos. La ausencia de esta vitamina supone, según el estudio, un mayor riesgo de deterioro mental.

Esperamos que os sirva de mucha ayuda y lo utilicéis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies