IMG_20170809_212506
La llegada a tu plaza PIR de R1
13 agosto, 2017
depositphotos_9488392-stock-photo-calendar-on-desk-february-10th
El 10 de febrero fecha más que probable para el PIR 2018
26 agosto, 2017
Mostrar todos
sueño

Sabemos que para sacarse el PIR se requiere mucho esfuerzo, perseverancia y dedicar bastantes horas al día al estudio, a veces se dice que tantas como tiene una jornada laboral. Y a medida que se acerca "el día D", es aconsejable hincar más los codos y dedicarle aún más horas. 

 
Según la disponibilidad de cada uno, este número de horas diarias varía, desde 4-6h al inicio, aumentando progresivamente hasta llegar a unas 12h.
 
Pero.... y cuando descansamos? Cómo aguantar este ritmo tan duro todo el período de estudio?
 
Mantener descansos regulares nos permitirá recargar pilas y mantener la motivación suficiente durante los meses de estudio. El PIR es como una carrera de fondo, hay que mantener un buen ritmo durante la carrera, pero sabiendo que debemos llegar a la meta, y si no paramos ni un segundo quizá no llegamos, o llegamos tan cansados que no podemos rendir ese día como nos gustaría. 
 
Cuándo y cuánto descansar dependerá también de las circunstancias de cada uno, pero en general, recomendaría dejar un día a la semana libre, al menos hasta Navidad (un mes antes del PIR aproximadamente). A algunas personas, sobretodo si no pueden dedicar muchas horas diarias al estudio o si empiezan a estudiar pocos meses antes del examen, pueden agobiarse o tener la sensación de que un día entero es mucho descanso. En este caso, descansar una mañana o una tarde enteras o planificar un día entero cada dos semanas por ejemplo, puede ser una alternativa. 
 
Desde mi punto de vista, la clave está en planificar los descansos. Saber que los domingos descanso, que los jueves tarde es sagrado el partido de fútbol con los amigos o que en agosto voy a poder hacer unos días de vacaciones, ayuda a mantener la motivación. Porque para el examen queda mucho y buff...esto de la demora de la gratificación ya sabemos cómo funciona...
 
Y otra de las claves diría que es hacer descansos "de calidad". Con esto quiero decir que si cuando se estudia, se estudia, a tope, cuando se descansa, se descansa también a tope. Para cada uno el descanso será distinto: hacer deporte, quedar con amigos, estar con la familia, leer un libro donde la palabra "psicología" no aparezca por ningún lado...
 
Cómo ejemplo os voy a contar mi experiencia personal con esto de los descansos y el PIR. Yo me preparé en una ciudad lejos de la mía, y la mayoría de gente con la que me relacionaba estaba también estudiando con el mismo objetivo. Así que ya os podéis imaginar entorno a qué giraban la mayor parte de nuestras conversaciones. Pero los domingos (día que junto con otras compañeras elegí como día de descanso) eran para desconectar de verdad. Cada domingo nos íbamos a conocer mundo, por los pueblos de alrededor y teníamos una consigna clara: Prohibido hablar del PIR!! Incluso a modo de juego hacíamos pagar prenda a quien se le escapara algún comentario relacionado con el PIR. 
 
Ya habrá tiempo, cuando queden pocas semanas para el examen, para descansar menos y dedicar al estudio las horas que hagan falta. Cuando se acerque el día, será momento de hacer un "sprint" final. Saber que el PIR está a la vuelta de la esquina y que llevamos meses o años preparándonos nos ayuda a sacar fuerzas para dar lo mejor de nosotros mismos en esa tarde de sábado, esa tarde de sábado en la que, ojalá, nos cambie la vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies