‘España, a la cola de Europa en psicólogos clínicos’

El reconocimiento médico en el proceso selectivo para ser Psicólogo Militar
24 abril, 2018
12 plazas de Psicología Militar ofertadas en la convocatoria de 2018
26 abril, 2018
Mostrar todos

La de Laura Quiles (24 años) no fue una elección por vocación. Se decantó por estudiar Psicología cuando cursaba ya los últimos meses del Bachillerato y se debatía entre ésta y la Biología. Sin embargo, los genes tiraron. Y mucho. Como suele pasar en las cosas importantes de la vida. "Mi madre estudió Psicología cuando tenía mi edad y siempre me ha contagiado su interés por ella. Así que al final seguí sus pasos", cuenta Laura en una entrevista a EL MUNDO. Finalmente, se formó y se licenció en la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) donde pasó una etapa inolvidable. Dice que conserva los amigos, las risas y los buenos ratos. También, cómo no, la ansiedad compartida antes de cada examen.

Lo que sí tuvo claro desde el principio es que iba a especializarse en el área de la Psicología Clínica y a estudiar el PIR (Psicólogo Interno Residente), esto es, el homólogo al MIR de los médicos y al FIR de los farmacéuticos. Lo cierto es que ella y todas las personas que se presentan cada año a este examen no lo tienen nada fácil debido a las pocas plazas que ofrece el Estado para los psicólogos clínicos en el Sistema Nacional de Salud. El pasado 10 de febrero, se presentaron a este examen 4.207 personas y solo había plazas para 135. Laura obtuvo la primera calificación y se convirtió así en la nº1 del PIR 2017.

"Durante toda la carrera, siempre me interesaron más las asignaturas clínicas y veía en el PIR una buena oportunidad para completar mi formación. Así que el último año de carrera me matriculé en la academia APIR y empecé a preparar el examen. Pensé que sería el mejor momento".

El esfuerzo para ella tuvo, sin duda, una bonita recompensa pero no fue a la primera sino a la segunda, la vencida. Cuando se presentó al examen por segunda vez, no sólo consiguió sacar plaza sino ser la primera de la lista. "El año pasado me quedé a las puertas -de sacar plaza- lo cual, aunque frustrante, me confirmó que con un poco más de esfuerzo se podía lograr y me animó mucho a seguir intentándolo", confiesa.

La clave para conseguir esta calificación fue, sin duda, la constancia y muchas horas de estudio. "Este año -2017- empecé estudiando de seis a ocho horas diarias de abril a septiembre. Desde entonces, hasta el examen, fui aumentando poco a poco hasta unas 12 horas los últimos dos meses. Las últimas semanas ya me faltaba reloj. Le he dado cuatro vueltas al temario este año. He leído mucho, he hecho muchos esquemas y he gastado muchos subrayadores".

Pero confiesa que no hubiera podido hacer todo esto sin sus compañeros y su familia. "Ha sido muy importante tener compañeros de estudio, pues son quienes, estando en tu misma situación, te acompañan en el camino. No hay que olvidar que el descanso es fundamental y que desconectar del estudio con amigos y familiares debería ser una asignatura más. Se hace duro tener que rechazar muchos planes, no poder disfrutar el verano, las Navidades... Pero una vez en el otro lado y echando la vista atrás, sin duda el esfuerzo ha merecido la pena".

Laura quiere quedarse en su Alicante natal, y a partir de ahora, estará cuatro años ejerciendo y aprendiendo, como PIR, en algún centro sanitario del SNS de esta provincia para posteriormente poder ejercer y trabajar como psicóloga clínica, tanto en centros públicos como privados.

Menos psicólogos clínicos que en el resto de Europa

Laura defiende la existencia de más psicólogos clínicos en el ámbito sanitario porque "un porcentaje elevado de problemas de salud en Atención Primaria (AP) tiene una base psicológica", afirma. Por ello, "es necesario ampliar el número de especialistas para que sean capaces de atender las necesidades de los pacientes". Sin embargo, España, en este terreno, va a la cola de Europa.

"El aumento de plazas PIR y el aumento de plazas de psicólogos en centros sanitarios deberían ir de la mano. España tiene cuatro veces menos psicólogos clínicos por habitante en centros de salud que el resto de Europa", asegura. Y señala los datos del Consejo General de Psicología (2016): la sanidad española tiene un ratio de 4,3 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, frente a los 18 por cada 100.000 que tiene como media la Unión Europea. Esto conlleva -continúa Laura- para los pacientes varios meses de espera para ser atendidos, amplios periodos de tiempo entre citas y terapias de menor duración de la necesaria, lo cual podría suponer la cronificación de determinados problemas de salud mental.

El psiquiatra Kazuhiro Tajima Pozo, profesor en APIR -academia donde estudió Laura- añade que "los médicos de familia conocen perfectamente cómo tratar desde el punto de vista farmacológico un trastorno de ansiedad o un trastorno depresivo leve, sin embargo, muchos de estos trastornos podrían no 'tratarse farmacológicamente' si existiese una figura de psicólogo clínico en AP. Y en otros casos podría complementarse de una manera mucho más eficiente junto con el tratamiento farmacológico. En España el abuso de psicofármacos es 4.2 veces mayor que, por ejemplo, en Bélgica".

El que haya más o menos plazas de psicólogos clínicos dependerá de "la celeridad con la que el gobierno quiera aumentar ese número de plazas. Tenemos un ratio muy por debajo de la media europea y se publican pocas plazas para cubrir puestos de psicólogos clínicos. La última OPE de 2015 en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, sólo ofertaba siete plazas (aún no se han incorporado a su puesto), habiendo sido en 2007 la anterior convocatoria", explica el profesor.

Laura no tiene dudas: "El incremento de psicólogos clínicos en los centros de salud mental permitiría un mayor seguimiento de los pacientes y garantizar su adherencia al tratamiento prescrito, así como un mayor apoyo a través de una atención más individualizada", concluye.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies