¿Por qué es importante realizar simulacros de examen PIR?

Hay vida después del PIR
21 julio, 2017
¿Qué ventajas tiene preparar el PIR con manuales propios a usar manuales de referencia?
27 julio, 2017
Mostrar todos

Parece tópico pero es totalmente cierto, hacer muchos simulacros ES CLAVE.

Mi experiencia personal me dice que es el mejor tiempo invertido. Tanto hacerlos como corregirlos en profundidad. Este último año de preparación me propuse hacer uno cada semana, y excepto un par de ellas, lo cumplí a rajatabla. Yo elegí los viernes (o los sábados cuando los hacía presenciales en la sede de APIR) que me parecían un día muy cansado después de toda la semana de estudio, ya que hacer preguntas es algo más entretenido que leer y leer temario, así que lo hacía por la mañana y lo corregía por la tarde.

Los simulacros me ayudaron a enfrentarme de forma diferente al examen real, y creo que esa actitud que tuve me ayudó a hacerlo mejor, a no desmoralizarme a mitad, y al final, a sacar plaza. Durante la preparación, cuando un simulacro era muy difícil tenía ganas de acabarlo rápido e irme a casa (PORQUE SE HACEN EN LA BIBLIO O EN LA ACADEMIA, IMPORTANTE), o de dejarlo a mitad, ya que no me sabía muchas de las preguntas. Pero al comprobar que muchas veces pensaba que me había salido fatal y al final la nota era mejor de lo esperado, me hizo cambiar esa actitud e INTENTAR hacerlo entero sin pensar en cómo me estaba saliendo. Eso costó mucho, necesité mucha práctica, porque desmoralizarse y venirse arriba durante 5horas es fácil, pero mantener la concentración e intentar luchar cada pregunta sin tener en cuenta el resto es más complicado.

Yo recomiendo al 100% hacer TODOS los simulacros que nuestra academia proporciona, y además alguno de convocatoria. Tener acceso a 20 simulacros es una oportunidad que no muchos opositores tienen, y como bien he dicho, es clave en la preparación. En este examen una gran variable que influye es si sabes contestar a las preguntas, y por suerte la podemos controlar ensayándola muchas veces. Aprovecharlo!!

Cosas que hay que tener en cuenta para los simulacros PIR:

-Examen de 5 horas a repartir. Mi consejo es dar tres vueltas al examen de la siguiente forma: una vuelta entera al examen, marcando en dos colores o tres las siguientes preguntas: yo ponía en amarillo las que no tenía seguras (dudaba entre dos alternativas, no estaba segura de si mi razonamiento era exacto...) Para verla en la segunda vuelta del examen, y marcaba en rojo aquellas que no tenía ni idea, para volverlas a leer en la tercera vuelta del examen. Al llegar al final pasaba a plantilla TODAS AQUELLAS PREGUNTAS QUE NO TENIA MARCADAS DE NINGUN COLOR, ES DECIR, LAS SEGURAS. Daba una segunda vuelta y contestaba las amarillas, las pasaba a plantilla y lo mismo hacía en la tercera vuelta, decidiendo de ellas cuál dejar en blanco y cuál contestar.

-  Plantearos descansos entre medias, cada hora más o menos (aproximadamente cada 70preguntas). Descansar, respirar, comer algo si lo necesitáis y pedir ir al baño para despejaros. Todo eso lo podéis hacer. Un par de minutos y luego a seguir.

- Encima de la mesa del examen te dejan tener cuantos bolis quieras, pero no os paséis. 

- También te dejan comer lo que quieras. Os aconsejo que vayáis comprobando cuanta comida y en qué momentos es bueno tomársela (zumos, barritas de cereales, chocolate,...).

Otra gran pregunta es, ¿Cómo afrontarlos?

Los simulacros son muy útiles porque sirven para repasar y activar conocimiento que creíamos perdido, pero NO son el único feedback que tenemos que seguir para valorar como estamos estudiando. En el momento de hacer un simulacro existen muchas variables, como el cansancio, las horas acumuladas de estudio de toda la semana, problemas personales que te rondan la cabeza, inconveniente de los compañeros que tienes al lado que hacen ruido y no te dejan concentrarte, y multitud de etcétera. Tenemos la extraña capacidad de valorarnos en función de la nota que saquemos en el simulacro: ‘’soy lo más, lo he bordado, me como el mundo’’ o bien ‘’No valgo para nada, este camino no es el mío, nunca lo voy a conseguir’’.

Esto no hace más que desestabilizarnos y a lo mejor nos lleva a perder dos días de estudio por estar tristes. Un simulacro debe afrontarse de diferente forma, o viviremos en una continua montaña rusa en la que será muy difícil concentrarnos.

Debéis verlos como un reto, una oportunidad que nos proporciona la academia de ensayar la técnica de examen, la concentración durante tantas horas y para darnos seguridad de que ya hemos vivido muchas situaciones de examen antes de enfrentarnos al real. Esto nos habituará a la ansiedad y el desconcierto que se vive el primer día que haces algo nuevo. El feedback que tenéis que sacar en los simulacros son, entre otros: cuántas vueltas son útiles para contestar segura y no liarla más de la cuenta, qué hago con las preguntas en blanco (me compensa o no me compensa contestarlas? Puedes comparar la puntuación una vez terminado), aguanto sin ir al baño o tengo que levantarme, y lo más importante, cuántas horas tardo en hacerlo y cómo me gestiono el tiempo.

Esto proporciona objetividad a la hora de valorar un simulacro, y lo afrontamos de diferente forma, no solo emocional. Nos servirá para cambiar trucos y estrategias a la hora de contestar las preguntas, y nos ayudará a enfrentarnos al examen con una técnica bien aprendida que nos dará seguridad y confianza en nosotros mismos.

Porque con la práctica todo es más fácil, y así sí que se puede!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies