¿En qué biblioteca prefieres estudiar?
15 septiembre, 2018
PIREJA: Cuando estudias el PIR y tienes pareja.
15 septiembre, 2018
Mostrar todos

A mis futuros Rs pequeños:

Supongo que estaréis más que cansados de que os digan que el PIR es una carrera de fondo, que la Psicología Clínica es la profesión más bonita del mundo, que el día del examen hay que arriesgar y contestar a todas y, sobre todo, de que os repitan que todo este esfuerzo que estáis haciendo merecerá la pena. A mi me cabreaba un poco, la verdad. Pero ahora, desde el otro lado, os digo que no os canse escuchar esas cosas, porque son todas ciertas.

Aún son mis primeros meses de rotación, y dentro de esta desorientación e incertidumbre que aún tengo, me acuerdo todos los días de lo que han supuesto para mí los años de mi preparación parael examen PIR. Ahora os parece que es lo único, pero tened siempre en mente que no es más que el principio de algo maravilloso.

Es probable que sientas que pocos comprenden tu mal humor, tu apatía, el estar en una montaña rusa constante (creo que es lo que mejor define, para mi, esta situación) y, sobre todo, lo difícil que es aguantar la incertidumbre (lo peor del PIR, sin duda). Es probable que lo sientas porque pocos tienen la fuerza y valentía que tenéis los que os enfrentáis a esto, y aguantáis y seguís con fuerza, superando cada día, cada mala racha, y también cada buen resultado en los simulacros, armándoos de motivación para continuar.

Solo os puedo animar a que sigáis luchando, esforzándoos cada día en dar todo lo que podáis de vosotros, sabiendo que, por seguro, cada día estáis más cerca. Y mañana un poquito más que hoy,y así…

Disfrutad de este proceso de aprendizaje. Poca gente lo dice, y es una de las cosas más importantes y valiosas que he sacado de este tiempo. Queda mucho por venir, os lo aseguro. Yo no me lo quería creer, pero os lo digo de verdad: MERECE LA PENA.

Cada hora, cada pregunta, cada tema, cada asignatura, cada clase, cada simulacro… Todo merece la pena cuando llega el día en el que ves tu número de orden. Cuando empiezas a sentir lo que ojalá os deseo que sintáis todos algún día. Cuando pasan los días y te lo vas creyendo, que “eres PIR, joder”. Cuando llega el día de la asignación y te rodeas de gente que está viviendo la misma ilusión que tú. Cuando llegas a tu hospital y conoces a tus coRs y Rs mayores, y a tus adjuntos… ¡y te pones la bata! Que ya ves tú que tontería lo de la bata, si los psicólogos no la llevamos casi nunca (al menos en mi hospital), pero mola, ¿eh? Y merece la pena.

De verdad que os deseo que viváis esto. Así que, ahora toca luchar.

Mucho ánimo y mucha fuerza para el día a día. Podéis con todo.

María Soriano Medina
Residente Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies