APIR UNIVERSITAS
9 agosto, 2018
¿Es posible compatibilizar vida familiar y estudio PIR?
19 agosto, 2018
Mostrar todos

¿Merece la pena tanto estudio…Para cuatro años?

Esta pregunta acaba rondando la cabeza de cualquier opositor que se precie. Más cuantas más convocatorias acumulamos a nuestras espaldas. Y tiene sentido. A veces las personas que nos rodean piensan que estamos preparando una oposición “al uso”, que nos va a dar la llave de un trabajo “para toda la vida”. Y puede costar explicarlo.

Que la vía PIR es la única para la obtención del título de especialista en Psicología Clínica, y por tanto la única que nos permite ejercer en el sistema sanitario público estatal, es de todos conocido. Pero existiendo otras opciones que nos permiten trabajar en el ámbito de la salud dentro de contextos privados, ¿qué aporta? Si no hay trabajo garantizado en el sistema público, ¿qué sentido tiene?

Creo que es importante hablar de dos cosas. Qué pasa durante y qué pasa después de la residencia. ¿Qué aporta de manera diferencial esta formación? ¿Hay paro? ¿Y cómo son los primeros trabajos después de terminar el PIR?

El PIR aporta calidad a la formación teórico-práctica y a las oportunidades de quien opta por esta vía. No es un sistema perfecto, pero es el mejor que tenemos, y se ha luchado mucho por él. Nadie cuestiona la calidad de la formación del MIR. Es un logro a nivel nacional. Es una inversión para el futuro, en y para el trabajador. El estado no gasta, invierte. Y el profesional se nutre, aprende, se ve recompensado formativa y económicamente. Esto marca una gran diferencia.

Durante la residencia se aprende en multitud de contextos, con numerosos pacientes y profesionales, se vive una experiencia real de trabajar en equipo con problemas a veces muy complejos, con una asunción progresiva de responsabilidades. En palabras más llanas, “se aprende a torear en cualquier ruedo”.

Después de la residencia, es difícil contestar, puesto que no pasa lo mismo en todas partes. En cualquier caso, no conozco personas con PIR hecho en paro. Nadie se queda en la calle. Todo el mundo acaba ejerciendo, y más pronto que tarde.

¿Qué tipo de trabajos nos esperan después del PIR? Las posibilidades son innumerables. Yo ya tenía varias opciones antes de terminar. Desde los contratos vinculados a proyectos de investigación en tu hospital hasta los más o menos estables que puedan surgir en un primer momento en cualquier centro del sistema público, pasando por la clínica privada o la docencia…Todos los puestos relacionados con la Psicología Clínica en toda su amplitud son posibilidades que se facilitan enormemente una vez que se ha completado la especialidad. La especialidad habilita para lo público, pero también se valora mucho en lo privado. Se está bien preparado, y eso se nota.

¿Hay contratos en la pública? Sí. Necesitamos sin duda avanzar hacia un sistema de Salud Mental mucho mejor dotado, pero el efecto de la crisis económica parece ir quedando atrás; se cubren puestos, se convocan oposiciones, y con algo de paciencia y persistencia se accede –incluso, muchas veces, de forma rápida.

Cuando me lo preguntan, y pese a las dificultades que yo misma haya tenido que encarar, nunca lo dudo, por supuesto que merece la pena. No es para cuatro años, ¡es una inversión para toda tu vida! Ya me lo contaréis vosotros en unos años…

¡Feliz estudio, APIRES!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies