Psicólogos y ‘coaches’, ¿pueden llegar a entenderse?

mapa nuevo
Plazas PIR por ciudades y hospital (2016)
27 septiembre, 2016
radio-emprende
Queja por el descenso de las plazas PIR en Cadena SER
29 septiembre, 2016
Mostrar todos
coaching-vs-therapy1-1

Psicólogos y 'coaches': juntos sí, revueltos nunca

Los profesionales de ambas áreas solo reconocen ciertos puntos comunes dentro de dos labores diferentes

Los cambios sociales, laborales y científicos actúan a tal velocidad que han conseguido redefinir con fuerza los moldes profesionales que existían hasta ahora, incluso dentro de las profesiones sanitarias. Adaptarse a corto plazo es muy difícil y los conflictos, que surgen como heridas a flor de piel, perjudican sobre todo a unos pacientes desorientados. La polémica entre los psicólogos y los coaches sobre los límites que cada cuál debería respetar es un buen ejemplo de ello.

El mínimo común denominador de la discusión es que los coaches o entrenadores deben asumir que, como dice el psicólogo y coach de la consultora Isavia, Ovidio Peñalver, “no están para diagnosticar patologías, para realizar evaluaciones y mediciones de tests psicométricos y para tratar mediante una terapia trastornos psicológicos importantes”. Saben que, en esas circunstancias, tienen que referir a sus clientes inmediatamente a un terapeuta, y eso es exactamente lo que hacen profesionales como la prestigiosa coach internacional Susana García Pinto.

Según ella, hay que estar muy atentos “durante las sesiones a algún indicio de que la persona no está en plenitud de facultades psíquicas” o a “reacciones emocionales descontroladas o desproporcionadas”. La experta recuerda que esto no es opcional: se lo exige el código deontológico de organizaciones de certificación de referencia como la International Coaching Federation a la que ella, por ejemplo, pertenece. .

El otro pilar de este mínimo denominador común es que los coaches consideran que los psicólogos no tienen ningún motivo para sentirse amenazados cuando se ocupan de la formación de ejecutivos en habilidades como el liderazgo, la creatividad, la comunicación, la gestión de equipos, la motivación, la búsqueda de trabajo, la marca personal o el diseño de un plan de acción para alcanzar nuevas metas laborales.

Éste es el caso de García Pinto cuando ayuda, a través de su consultora 'Trusting your Talent' en Londres, a profesionales que quieren desarrollarse mejor e imparte talleres y programas de liderazgo y comunicación en todo el mundo para empresas como Adidas, Avaya o Ashaland. Hasta aquí todo está claro, y son muy pocos los que discuten ese pacto de mínimos que permite convivir pacíficamente a los dos colectivos. El problema –y la polémica– empieza cuando entramos en lo que se denomina el ‘Life Coaching’ (LC), que consiste en ayudar a afrontar y resolver cuestiones claves para recuperar la felicidad o satisfacción que hemos dejado de sentir en nuestras vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies