mir_examen_datos_4022016_consalud
APIR reclama un aumento claro y decidido de las plazas PIR
27 julio, 2017
shutterstock_151419089
¿Te presentas al PIR tras haberlo intentado en varias ocasiones?
1 agosto, 2017
Mostrar todos
unnamed

Mi nombre es Andrés Caballo, soy residente de primer año de Psicología Clínica en el Hospital Universitario Virgen de la Victoria (Málaga), y el pasado año fui alumno de APIR, consiguiendo, gracias a obtener la plaza 69 en la convocatoria PIR de Enero, alcanzar mi ansiado sueño, formarme como Psicólogo Clínico.

Hace unos días tuve la gran oportunidad de comenzar a hacer guardias en el servicio de Urgencias, como parte del Equipo de Salud Mental. Fue una grata sorpresa descubrir que en mi hospital se ofrecía a los PIRes esta posibilidad, pues no todos los hospitales con residentes de Psicología Clínica cuentan con esta opción. Como Psicólogo Clínico en formación era una labor que especialmente me resultaba atractiva, pues tenía la idea de que en las situaciones de urgencia podría ver a los pacientes en estados que difícilmente vería desde otro tipo de dispositivos.

No me equivocaba, ya que en mi opinión las guardias se convierten para el profesional de la Psicología Clínica en una experiencia única a nivel formativo. 

El Equipo de Salud Mental en guardia puede contar con el apoyo de un PIR durante las urgencias, formando así un equipo multidisciplinar junto a los residentes de psiquiatría, y todo ello bajo el apoyo y supervisión de un adjunto, y por supuesto sin olvidarnos de nuestros compañeros residentes de enfermería, que también suelen apoyar nuestras intervenciones en los momentos que se efectúa un ingreso urgente en la Unidad de Agudos.

¿Y cuál es el proceso que se suele seguir? Pues antes de que el Equipo de Salud Mental de guardia sea requerido para valoración especializada, se hace un cribado en el que se determina si es necesaria esa atención especializada, o si por el contrario el paciente puede ser intervenido sin necesidad de la actuación de los psicólogos clínicos y psiquiatras de guardia.

Una vez solicitada la ayuda al Equipo especializado, el mismo se entrevista con el sujeto y sus familiares. Así pues, tras la valoración profesional se puede determinar si es necesario el ingreso hospitalario o si por lo contrario el tratamiento a seguir debe ser ambulatorio, bien siendo atendido por su médico de Atención primaria o bien en su Unidad de Salud Mental Comunitaria (USMC).

A nivel personal, uno de los aspectos que más me atraen como Psicólogo Clínico durante las guardias son aquellos pacientes que acuden a urgencias con un primer episodio psicótico, pues considero que tiene un alto valor para el profesional de la salud mental en formación, ya que ofrecen la oportunidad de poder seguir el proceso de desarrollo de un cuadro del espectro de la esquizofrenia desde el primer momento.

Por otro lado, otro de los aspectos que más valoro como profesional es cuando  atendemos a personas con conductas y/o pensamientos autolíticos de alta consistencia,  ya que se nos ofrece la oportunidad de estar ahí para persuadirlas, en la medida de lo posible, y darles ese aliento que necesitan para ver algo más de luz... Si hay algo que nos distingue como profesionales es precisamente las ganas de ayudar en lo humano, de ayudar a los demás a llenar sus vidas para que su día a día deje de ser una condena y se convierta en una verdadera vida, con sus achaques, pero viviendo.

Por último, no puedo finalizar este artículo sin hacer mención al aporte que nos ofrecen nuestros colegas psiquiatras, ya que nadie se maneja mejor que ellos durante las exploraciones psicopatológica. Es una gozada ver cómo van atando cada detalle de la sintomatología del paciente a fin de objetivarla con la mayor certeza posible, y consecuentemente poder ofrecer el tratamiento más indicado en cada caso.

Sin lugar a dudas a nivel formativo es una experiencia por la que, desde mi punto de vista, todo psicólogo que aspire a ser Psicólogo Clínico debería pasar, pues difícilmente desde otro tipo de servicios podamos ver este tipo de casos en los que los pacientes son atendidos en situaciones de crisis, es decir, en aquellos momentos en los que sienten que han perdido el control y que necesitan de manera inmediata de un profesional que les ayude a retomar las riendas de sus vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies