¿Por qué un PIR rota con un médico de familia?

¿Qué hace un PIR en una Unidad de Media Estancia (UME)?
12 julio, 2020
Kanye West: ¿Trastorno Bipolar?
13 septiembre, 2020
Mostrar todos

Cierto es que la posición del psicólogo en primaria aún está por definir, pero desde 2008 (año en el que el BOE regula la actividad de los psicólogos internos residentes y sus rotaciones), se nos pide rotar con médicos de familia para aprender diferentes implicaciones de las actividades médicas realizadas en los centros de salud.

Aprender de los/as trabajadores/as sociales y su gran labor al orientar al paciente a los recursos adecuados, trabajar junto con matronas y pediatras en el apoyo a madres, padres e hijos durante el periodo crítico del desarrollo de la persona, la infancia. Trabajar codo con codo con enfermería, en el desarrollo de grupos de afrontamiento de la vida diaria en pacientes que (al margen de la gravedad de sus patologías) pueden convivir en un espacio cercano donde se aprenden recursos para afrontar el desempeño habitual y se trabaja para crear lazos de apoyo (y a veces amistad) entre los participantes de estos grupos, que muchas veces es más útil de lo que pudiera ser un tratamiento reglado avalado científicamente. 

¡Bueno! Y por supuesto, la persona con la que estamos más tiempo, los médicos de familia. Con ellos aprendemos los criterios que se usan habitualmente para derivar a alguien a atención especializada, el manejo habitual de la farmacología y las duras negociaciones con los pacientes para retirar el tratamiento, las intervenciones en 5 minutos, atender a varias tareas a la vez, mantener el ritmo de resolver diferentes patologías durante una mañana entera y no fatigarte por el camino… Y una infinidad de habilidades y conocimientos que, si tienes suerte, podrás aplicar allí mismo.

Porque sí, algunos tutores te permiten pasar consulta en el ambulatorio algunos días por semana y coordinarte con sus médicos referentes en el abordaje de la psicopatología de sus usuarios. Es allí donde se realizan esfuerzos por resolver la mayoría de los problemas en pocas consultas (no solemos rotar mucho tiempo) y donde podrás tratar con los trastornos adaptativos que no suelen llegar a atención especializada. 

Pero… no todo es trastornos mentales. Allí aprenderás que una tristeza que dura más de dos semanas con anhedonia, apatía y abulia, no siempre es un trastorno depresivo mayor, también puede ser un hipotiroidismo. Y no pocas veces te quedarás con la boca abierta después de que la/el médica/o con el que rotes diagnostique un síndrome que no has escuchado nunca y que hubieras diagnosticado de otra cosa. Así como poder observar las fluctuaciones de la psicopatología en función de los procesos orgánicos que suceden en las personas, de hecho personas con trastornos de corte psicótico se pueden descompensar en contexto de infecciones o desajustes en la concentración de la glucosa en sangre.

Es una gran experiencia donde no solo existe la psicopatología y se pueden ampliar miras, abordando toda la patología (somática y mental) bajo una presión asistencial brutal, donde se puede aprender de la humanidad de los muchas veces ninguneados médicos de atención primaria y se pueden extraer mucho más que conocimientos teórico-prácticos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies