¿Qué hace un PIR en una Unidad de Media Estancia (UME)?

¿QUÉ ROTACIONES HACE UN PIR A LO LARGO DE LA RESIDENCIA?
16 junio, 2020
Mostrar todos

Ya sabemos que durante el PIR rotaremos durante 4 años por distintos servicios de atención psicológica (los vimos en el anterior post). Pero, ¿qué hace un PIR en cada una de estas rotaciones? ¡Hoy os lo cuento desde dentro! Uno de los servicios más desconocidos son las Unidades de Rehabilitación (UME, Hospitales de día, centros de rehabilitación psicosocial/laboral…). Hoy nos centraremos en el primero de ellos.

La Unidad de Media Estancia (UME) presta asistencia a personas con trastornos mentales que tienen dificultades para recuperarse en el entorno ambulatorio y que precisan hospitalización (un tratamiento más intensivo) durante varios meses. En algunas ocasiones cumple función de “subagudos”, ya que determinados casos vienen derivados desde la planta de hospitalización breve (agudos) cuando el paciente alcanza cierta estabilidad en la sintomatología pero todavía requiere de una supervisión más cercana.

¿Qué tipo de tratamiento se realiza en esta unidad? La unidad está formada por un equipo multidisciplinar que realiza intervenciones terapéuticas integradas: farmacológicas, psicológicas y psicosociales.

El objetivo fundamental es generar conciencia de enfermedad, mejorando la adherencia a la medicación, y disminuir los riesgos de cronificación de la enfermedad, reduciendo la probabilidad de recaídas que supongan futuros ingresos.

¿Cuál es el papel del Psicólogo Interno Residente en esta Unidad?

La principal actividad que llevé a cabo fue la terapia grupal. Sí, también tenemos entrevistas individuales con los pacientes y tratamos de manera individualizada ciertos aspectos; pero la mayoría del tiempo solemos intervenir mediante talleres grupales: psicoeducación sobre el trastorno mental, terapia metacognitiva, relajación, emociones, sexualidad, habilidades sociales, autoestima… Las posibilidades son infinitas y este recurso nos brinda la oportunidad de llevar a cabo programas “más extensos” que no podríamos llevar a cabo en otras unidades.

Y entre una cosa y otra, siempre puedes sentarte con ellos, escuchar como comparten sus vivencias con los síntomas psicóticos (ahora que ya son capaces de reconocerlos como tales), hablar del estigma, del tabú, ecuchar su voz, que muchas veces se les niega… 

Mi experiencia rotando por este dispositivo fue fantástica. Estar varios meses te permite ver el gran cambio desde que la persona ingresa hasta que recibe el alta. Y cuando te despides de ese rotatorio has crecido tanto, que tú tampoco eres el mismo que llegó hace unos meses (ni como profesional ni como persona).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies